Archivo | febrero, 2012

¿Qué es la tanatología?

15 Feb


El término tanatología fue acuñado por el ganador del Premio Nobel de 1908, el médico ruso Elie Metchnikoff. Se refiere al estudio de la muerte, y proviene de dos vocablos de origen griego: thánatos, quien era la personificación de la muerte no violenta; y logos, que se interpreta como conocimiento.

Por supuesto, al definirlo así, tampoco dice mucho sobre qué es y para qué se aplica. Pues bien, profundicemos un poco más. Se puede decir que la tanatología es una rama de la medicina que estudia la muerte, enfocándose no sólo en el paciente, sino también en su familia y en el personal médico que lo cuida. La intención es crear un lazo entre ellos que ayuden al paciente terminal a dejar esta vida con dignidad.

Objetivos de la tanatología

Se puede afirmar que los objetivos de esta disciplina están enfocados en la calidad de vida del paciente terminal, evitando tanto la innecesaria prolongación de su vida como su apresurado acortamiento. En boca de sus practicantes, se debe fomentar lo que definen como una “muerte considerada”. Esta muerte considerada es factible cuando se dan los siguientes puntos:
Ausencia de sufrimiento innecesario
Las relaciones emotivas del paciente permanecen presentes
El dolor se acepta y se permite sentirlo
Se proporciona alivio a los conflictos
Se le brindan opciones y oportunidades reales al paciente
Que el paciente crea en la oportunidad
Atención a los deseos más importantes del paciente
Que el paciente comprenda sus limitaciones

Con el proceso de muerte considerada, la familia del paciente logra sobrellevar el dolor que produce la muerte y a elaborar el duelo posterior.

No sólo se aplica a la muerte

Considerando lo dicho más arriba, podemos afirmar que el tanatólogo es un especialista cuya misión es ayudar a minimizar el dolor y la desesperanza que produce la inminente muerte. Cada proceso de muerte es absolutamente individual tanto para cada enfermo como para los miembros de la familia. Muchas veces su trabajo se centra más en el entorno familiar que en el paciente, ya que su sufrimiento se da durante y después del fallecimiento.
Pero esta disciplina también puede ayudar ante cualquier tipo de pérdida que conlleve enfrentar un duelo: la amputación de alguna extremidad, la independencia de los hijos, la pérdida de autoestima, un divorcio inesperado, la muerte de una mascota, etc.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: